8 cosas que debes saber antes de comprar césped artificial para jardín

Como dijo un sabio, comprar barato es comprar dos veces. Aunque hoy en día la competencia ha igualado mucho los precios, podemos comprar césped artificial de calidad a precios muy asequibles. Sólo hay que saber distinguirlo del césped de mala calidad, fabricado bajo los mínimos para conseguir la venta y olvidarse.

Lo importante es que cuando tengas tu césped instalado y pasen los días, no te arrepientas de haber comprado un modelo u otro. Siempre debes comparar lo siguiente:

Empezamos por las sensaciones básicas, que son las más fáciles de identificar y las que nos convencerán emocionalmente. Después hablaremos de la tecnología.

1. Aspecto natural

El objetivo principal de la elección de instalar césped artificial en una zona es conseguir una sensación agradable y natural. La vista es el primer sentido que nos recordará cada día la buena o mala elección que hicimos.
Elige un césped que parezca natural. Si ves una muestra en la tienda y ya te parece de plástico, o un color verde chillón, recuerda que es lo que verás en tu jardín o terraza. Un buen césped artificial no se distingue a simple vista de uno natural.

Recuerda que el césped natural es:

  • De color verde natural con hojas en varias tonalidades
  • No brilla
  • Las fibras están distribuidas de forma uniforme pero no perfectamente alineadas

2. Tacto agradable

El tacto es el segundo sentido más importante que transmite sensaciones en una superficie de césped. Tócalo con la mano y presiónalo verticalmente, no debe pinchar, debe ser suave y esponjoso. Otra cosa que suele suceder en algunos modelos de césped es que hacen ruido al andar sobre él, esto no debería suceder.

Comprueba que:

  • Es suave al tacto (prueba pasando la muñeca)
  • Recupera su posición vertical después de aplastarlo
  • No hace ruido al pisar (típico de las fibras de polipropileno)

3. Olor (sin olor)

De poco sirve tener un mullido césped artificial impecable si el olor a plástico estropea las mejores sensaciones. El césped artificial de calidad no huele a nada, incluso en los calurosos días de verano. Vale la pena asegurarse de este punto porque nos acompañará siempre. El relleno de gránulos de caucho no debe usarse nunca en un jardín porque puede generar olores, este relleno se usa sólo para superficies deportivas para amortiguar las caídas más violentas.

4. Elegir los materiales de fabricación

Fibras de césped

El polietileno es el mejor material para las fibras de césped actualmente. Las fibras de poliéster o nylon son resistentes pero no se comportan como la hierba, tienen poca recuperación y son ásperas, parecidas a los estropajos (suelen usarse para deporte). Las de polipropileno se usaban en césped artificial de generaciones anteriores, son más ásperas y producen ruido al pisarlas.
Las fibras de látex y poliuretano son buenas, pero no aportan diferencia respecto al polietileno si está bien aplicado, pero sí encarecen el producto.

El polietileno es un polímero obtenido químicamente. Las cadenas de polietileno se disponen bajo una determinada temperatura de procesamiento, la cual debe ser constante durante su producción para que el material no pierda sus características.
Es difícil identificar si las fibras de césped han sido procesadas correctamente y son de buena calidad, aquí debemos confiar en nuestra intuición conforme a lo que ofrece el fabricante. Normalmente los años de garantía indican el nivel de calidad. Las garantías suelen ser desde 2 hasta 10 años.

Fibras de relleno

Algunos modelos de césped, cuentan con unas fibras de relleno rizadas que dan soporte a las fibras principales (verticales). Algunos fabricantes reducen costes elaborando estas fibras de relleno con polipropileno en lugar de polietileno.

Base o backing

El Backing es el material sobre el cual están fijadas las fibras de césped. Estas están cosidas sobre la base y fijadas con un material encapsulador.

El backing suele ser doble o simple. Elige doble backing para una mayor duración y simple si vas a usar el césped para una feria o evento de corta duración

Algunos fabricantes usan un hilo adicional que fija las fibras llamado “hilo encapsulador”. Este añade mayor resistencia al conjunto.

Comprueba que:

  • Fibras de polietileno
  • Fibras de relleno también polietileno. Si son de polipropileno, hará ruido al pisar.
  • La garantía del fabricante indica la calidad. Elige garantía de 10 años para la máxima calidad.
  • Elige bade de doble backing

5. Recalentado al sol

En los días calurosos en que el sol incide con fuerza sobre el césped artificial, éste puede recalentarse en exceso si es de mala calidad. Elige siempre productos de procedencia confiable, consulta al fabricante y observa su reputacion.

  • Consulta si se calienta mucho cuando está al sol

6. Estabilidad del color

El polietileno es blanquecino y se colorea añadiendo pigmento antes de su procesamiento. Comprueba que el césped sea UV (resistente a la luz ultravioleta del sol), si no, en pocos años perderá el color. Los años garantias de estabilidad de color suelen ser desde 2 a 10 años.

Asegúrate de:

  • Sea resistente UV
  • Años de garantía de estabilidad de color

7. La recuperación vertical

Existen dos factores principales gracias a los cuales las fibras de césped recuperan su posición vertical cuando se aplastan, también llamado memoria:

  • Diseño de la forma de la fibra: las fibras cóncavas imitan las hojas de césped natural consiguiendo una estructura que tiende a mantenerse vertical.
  • Material de fabricación: su flexibilidad es muy importante para la recuperación vertical. Las fibras deben ser flexibles para evitar que queden dobladas.

Es muy importante tener en cuenta que un césped con recuperación vertical sea también suave. Existen modelos en el mercado con un excelente grado de recuperación pero que resultan excesivamente rígidos y desagradables al tacto, acabando por ser molestos.

8. Precio razonable

Un buen césped artificial se amortiza en pocos años. Comparado con el natural, sólo con el ahorro de agua y las horas de mantenimiento que te ahorras, puede estar pagado de 2 o 3 años. Si además dura más de 10 años, conseguiremos un ahorro importante, vale la pena invertir en ello. Si el césped que compramos no va a durar más de 3 años, podemos considerar que ha sido más un gasto que una inversión.

En definitiva, para elegir un modelo u otro de césped artificial, podemos guiarnos principalmente por nuestra intuición y sentido común buscando el más parecido al natural, pero en cuanto a los detalles técnicos, debemos informarnos, observar los años de garantía y, finalmente volver a confiar en nuestra intuición para elegir un fabricante que nos inspire confianza y ofrezca garantía.

Busca y compara. El césped artificial debe estar en nuestro jarín durante muchos años y vale la pena dedicar tiempo a una buena elección para que no se convierta en algo que no nos convenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *